viernes, 18 de noviembre de 2011

Sobre doctora jekyll y señora hyde, por Sebastián Jorgi


(…) Leí sólo doctora jekyll y señora hyde, con ternuras de infancia (lo que leíste en LA SUBASTA también), entresacando contextos de mensajes colectivos (Y yo qué hice/...derechitas sin chistar/hay que atender al doctor/) con admoniciones caras a nuestra época, "que si no/ nadie me va a querer".

Me gusta ese ultra mensaje memorioso, con cuestiones femeninas como el moño de la cintura y otras marcas (de tiza también) que vos rescatás en un lúdico y fresco fluir de ese lenguaje, entre hermético y confesional...(…)

Las palabras de Edna Pozzi te consagran, esos "recuerdos sin macerar"--frase totalizadora. Me dejó knock-out, buen libro, donde las tristezas están acaso simuladas en los juegos de la infancia, me reconozco en muchos de tus poemas, --pese a que soy varón--llegué a jugar con niñitas a la rayuela, a la mancha pared, al don pirulero... (…) y comparto como en todos los cuentos, "un bosque encantado". Un bosque que acaso siempre transitamos, en poemas, en cuentos... (…)



Sebastián Jorgi

24-10-11